Reflexiones durante la Semana Santa

La verdadera piedad debe impregnar toda el alma humana, y, por tanto, también debe despertar y estimular la emoción. Pero la piedad no es sólo emoción, y ni siquiera es principalmente emoción. La piedad brota de la inteligencia, seriamente formada por un cuidadoso de la doctrina cristiana, por un conocimiento exacto de nuestra Fe, y, por tanto, de las verdades que deben regir nuestra vida interior. La piedad reside también en la voluntad. Debemos querer seriamente el bien que conocemos. No nos basta, por ejemplo, saber que Dios es perfecto. Necesitamos amar la perfección de Dios, y, por tanto, debemos desear para nosotros algo de esa perfección: es el ansia de santidad.

El tumor carnavalesco y la guerra

Ciertos escritores, pretendiendo darse aires de profundos, psicólogos, filósofos o de cualquier otra cosa en que se les pueda fomentar el pedantismo y la superficialidad, suelen afirmar que durante la mascarada carnavalesca el hombre, “sacándose la máscara de los preconceptos y de las convenciones sociales”, muestra su verdadero rostro. Este ultra conocido lugar común y pretendida paradoja encuentra siempre, entre ciertas personas graves, acogida debido a los grandes oráculos.

El Miércoles de Ceniza en sus comienzos

Al inicio de la Cuaresma el cortejo de los pecadores entraba por el fondo de la iglesia rezando el «Miserere». No obstante sofocados interiormente por la culpa, se sentían al mismo tiempo alentados por la promesa del propio Juez.

La solución para el mundo es seguir el mensaje de Fátima

Que es mejor: ¿morir que ser rojo?, ¿o ser rojo y no morir? O sea, ¿es mejor entregarnos al comunismo y salvar nuestras vidas, evitando el bombardeo atómico?, o ¿es mejor que muramos y evitemos, de esta forma, ser comunistas?

Choque interno en la Iglesia

A finales de 1994, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, al comentar un artículo del Padre Jim Galluzzo en el periódico norteamericano The Wanderer, hizo esta impresionante declaración: «Estamos presenciando el inicio de un trabajo metódico dentro de la Iglesia y en los demás sectores de la sociedad, no solo para promover la tolerancia, sino para legitimar la homosexualidad, lo que terminara por satisfacer los deseos del Parlamento Europeo, de que las uniones entre personas del mismo sexo sean reconocidas como capaces de producir los mismos efectos legales del matrimonio».

Navidad: cantan los ángeles, exultan los justos

El nacimiento del Salvador constituye en sí mismo una honra de infinito valor para el género humano. El Verbo de Dios podría haber unido a sí hipostáticamente a alguno de los ángeles más santos y resplandecientes de las alturas celestiales. Por el contrario, prefirió ser hombre, hacerse carne, pertenecer por su humanidad a la descendencia de Adán. Don absolutamente gratuito, ennoblecimiento, para nosotros, de un valor inefable, punto de partida histórico, para nosotros, de otros dones, también insondables.

¿Cómo luchar contra la Revolución?

Los instrumentos que la Revolución utilizó para difundir sus ideas, transformar las tendencias, modelar las costumbres, dictar la moda y arrebañar a las sociedades de acuerdo a su orientación, fueron los mass media, entendiéndose por mass media todas las formas de comunicación; con las diferentes transformaciones que esta fue adquiriendo con el tiempo: teatro, libro, prensa escrita, radio, televisión, técnicas psicológicas en el manejo de la propaganda, hasta llegar al dominio de las redes sociales en que la imagen, el sonido, las emociones y la inmediatez captan una atención frenética y continua.

Cuatro dedos sucios y feos

Análisis escrito por el Dr. Plinio Corrêa de Oliveira en 1983 que esclarece sorprendentemente los acontecimientos actuales tales como delincuencia, terrorismo, narcotráfico, corrupción, etc.